Un buen final

Y un día
un lejano día
lo más tarde posible
poder decir que
incluso en las horas más bajas
la música sonaba alto para mí
y sobre mi cabeza
el hombrecillo bailaba
sonriente, seguro, burlón
con el fuego en sus pupilas
y de tanto en tanto se deslizaba
hasta mi oreja y susurraba mi nombre
decía: no te olvides nunca de quién eres
decía: todo esto, todo lo que ves,
es para ti
decía: aprovéchalo
Y un día
el último día
poder decir que así fue

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s