Fuerza

Y en el mal trotar
de aquel perro azul por el arcén
cojo
sucio
cansado
hambriento
–el hocico rastreando el polvo
mientras las estrellas ardían—
reconocí de pronto la esencia de lo humano

No lo conseguiría, estaba claro
no llegaría adonde quería
andaría perdido
pobre animal
pero andaría al filo de la cuneta
Por eso en vez de suerte le deseé fuerza

Anuncios

Acerca de ivanrojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s