EL ASOMBRO

No tengo carné,

no sé conducir,

pero el otro día muy de mañana

cogí las llaves del coche de mi hermano

y conseguí llegar a la playa

sin mayores problemas.

Me senté en la arena

y vi el asombro emerger de las aguas.

A veces

siento lo mismo

al acabar un poema.

En fin,

sigo sin saber conducir,

pero de vez en cuando…

¿Sabes lo que quiero decir?

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en PROSAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s