Tráfico

Llaman a la puerta.
Dios, y si… Dios.
Me miro al espejo.
La camiseta no tiene arreglo,
tampoco las ojeras.
Apresuradamente
intento hacer algo con mi pelo.
Abro.
Un hombrecillo con bigote
y una papada blanquísima
me tiende un sobre.
Certificado, dice.
De la DGT.
Pero miente.
Es imposible.
Aquí ya nada va sobre ruedas.

Anuncios

Acerca de ivanrojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s