EFECTOS SECUNDARIOS

Cae otra vez la noche y doy una vuelta por el barrio.
Pienso en la lista de la compra de mañana mientras
los hijos de los hijos de los hijos de gloriosos reyes incas
lavan platos por horas en restaurantes chinos periféricos
mientras el mundo olvida el significado de palabras mágicas
como por ejemplo decencia y amor y sabiduría y dolor
mientras las madres de Occidente meditan seriamente
si por fin les ha llegado la hora de perpetuar la especie
mientras los padres de Occidente pasean a sus perros
con una bolsa de Decathlon, Zara o Carrefour en la mano.
Tengo que comprar pasta de dientes, eso está claro.
Ahora bien, la quiero con flúor o con efecto blanqueador.
La cuestión me parece de una complejidad inabarcable.
Los aspersores de un parterre se conectan entonces.
Miro el reloj: son exactamente las doce y veintidós.
Por qué ahora, me pregunto. Por qué justo ahora.
Qué clase de dios programa el momento preciso
en que la lluvia falsa debe alimentar las flores secas.
Ah, todas esas flores parduzcas muriendo despacio
entre deposiciones caninas y plagas controladas.
Si tuvieran boca esas flores, me pregunto otra vez:
La abrirían para beberse su regalo, o para gritar.
Si sus raíces tuvieran las facultades de extremidades:
Se quedarían en el jardín pelado o correrían hacia la nada.
Me duele la cabeza. Aspirinas, que no se me olvide.
Y agua embotellada y beefeater y fabada litoral.
No sé si vivo en un estado de confusión o de lucidez.
Me da la impresión, eso sí, de que la duda eterna
es el principal efecto secundario de nuestra civilización.
De esta guerra laboral y sentimental fría sin tregua.
Pasa una chica en bicicleta, a velocidad de paseo.
Farolas anaranjadas reflejadas en su pelo negro.
Pasa la chica en bicicleta, minifalda, juventud, piernas.
Imagino el olor del viento entre sus tersos muslos,
y soy consciente de mi polla por vez primera en seis meses.
Pasa la chica en bicicleta, pasa de largo hacia otro mundo.
Lo cual, por supuesto, no me suscita pregunta alguna.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s