LECCIÓN DE ANATOMÍA

—Es imposible —me asegura el médico— eviscerar a un hombre fuera de un quirófano sin matarlo.

—Pero, doctor, déjeme explic…

—Es imposible —prosigue—arrancar con las manos un corazón sin que el paciente se desangre.

—Escuche, por fav…

—No, escúcheme usted. ¿Mordisquearlo durante año y medio, dice, como si fuera una piruleta, y luego aburrirse y reimplantárselo al pobre diablo en el pecho para que siga viviendo como si nada? ¿Le he entendido bien, señor mío? ¿Eso es lo que dice que le han hecho a usted?

—Sí… Más o menos. Creo que sí.

—Vamos, hombre —se enfada—, no me haga perder el tiempo, que tengo mucho trabajo.

—Lo que usted diga, doctor —le concedo, cansado.

No tiene sentido insistir. Es obvio que no te conoce.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en PROSAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s