QUÉ BIEN, QUÉ SUERTE

El conductor del coche fúnebre,
apoyado en el capó encerado,
se fuma un Lucky en el parquin
del centro comercial mientras
habla por el móvil con Vodafone.

Algún problema con la factura.

Me voy a cagar en tus muertos,
grita, pásame con un superior.

Qué bien he hecho decidiendo
salir de la cama esta mañana.

Qué suerte no haberme perdido
este espectáculo sin parangón.

La vida, en todo su esplendor.

Y no va con sarcasmo. Lo juro.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s