HOGUERA

No señales.

No hurgues en la herida.
No hagas leña del árbol caído.
Lo enseñan en la escuela,
te lo repiten desde la cuna hasta
la tumba.
Pero
¿qué hay de quien nace para olfatear
la sangre?
Para acercarse
como un animal atraído por
la luz
a la hoguera
donde el hombre se retuerce en llamas.
Para marcar el lugar
y escarbar en las cenizas
bajo una luna indiferente
a nuestras vidas,
en busca de supervivientes.
¿Qué hay de ese?

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s