DESTRUCCIÓN DEL YO Y DEL OTRO DESDE EL UNIVERSO PRESENCIAL DEL NOSOTROS

Dar unos cuantos nombres.
Y acogerme al programa de protección de testigos.
Tener una nueva identidad.
Llamarme Boris Carballedo, por ejemplo.
Llamarme Dan McKenzie Jr.
Llamarme Mike Souza.
Ser un granjero pálido de manos suaves, como de pianista o tanatopractor.
O escritor.
Saberme el nombre de los vecinos y los hijos y los perros de los vecinos.
Participar activamente en la elección del sheriff o del alcalde del concejo.
Quizá fundar un club de lectura.
Ir de punta en blanco a la feria anual de la comarca.
Acariciar a las vacas, oh, sí.
Disimular, integrarme.
Ser un miembro respetable de la comunidad.
Pasar las noches en vela bebiendo y mirando por la ventana.
Todas esas coles de un azul fosforescente hasta el horizonte.
Un ejército de cabezas brotando de la tierra.
Al amanecer recoger las latas y ponerlas sobre el tocón de la parte trasera.
Apretar el gatillo pensando en todos vosotros.
No fallar nunca.

Os quise.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s