SOY COMO UN PERRO QUE VIGILA EL BARRIO

Compuse la cima del grunge en el 94, desafiando con la mirada a la lechuza disecada que había en casa mi abuela.
Aquellos ojos en lo alto del armario, aquellos ojos fuera del tiempo. Era como contemplar a Dios. Era como si Dios me contemplara.
Compuse la cumbre del grunge en cinco minutos, música y letra, solo por no oír el arrastrar de sus pasos por el suelo hidráulico, solo por derrotar al tictac del reloj de pared.
Compuse la mejor canción de la historia y la canturreé durante los veinte años siguientes cada vez que la cosa se ponía fea.
Mi propio himno generacional y nacional. Soy todos los nacidos en el último cuarto del siglo XX. Soy todos los que morirán en el tercer milenio.
Soy mi particular forma de Estado y de Gobierno. Me cuadro cuando desfilo ante mí mismo.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS, PROSAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s