AUTOESTOP DESDE EL 87

El seguro de los muertos.
Me alucinan esas palabras en boca de mis padres:
Ha llegado el recibo, el seguro de los muertos.
Mi nombre consta en los papeles que guardan en una carpeta azul.
En la tapa pone eso: Muertos.
Estoy en la lista desde crío.
Cuando la diñe alguien llamará por teléfono a la compañía.
Y la mismísima Santa Lucía gestionará mi entierro.
No tendré que preocuparme por nada.
Ellos se encargarán de todo.
Mandarán a un chaval a hacer el papeleo.
Enviarán un cochazo resplandeciente a recogerme.
Me peinarán de lujo, quizá incluso me maquillen un poco.
Me dejarán más guapo que nunca.
Me llenarán de flores.
Justo como debería ser en vida.
Pero en la muerte.
Espero que alguien lo grabe.
Poder ver ese espectáculo a todo color cuando resucite.
Porque resucitaré, te lo aseguro.
Resucitaré todas las veces que haga falta.
Me lo merezco.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS, PROSAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s