LA VELOCIDAD DE LA LUZ MUERTA

Como un navajo en lo alto del promontorio, vigilo el valle.

Tengo tierra en la lengua. Siento el crujir del mundo entre mis dientes.

Daría lo que fuera por una diligencia. Por un poco de diversión.

Algo que me permitiera comprobar de lo que soy capaz.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS, PROSAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s