Archivo de la categoría: PROSAS

EL SIDECAR

No sabría decir cuánto tiempo hacía que no veía un sidecar y allí estaba aquel, blanco como un huevo, como un gran huevo de dinosaurio acoplado a una moto negra brillante como el vinilo, y parecía hablarme, el sidecar, parecía … Seguir leyendo

Publicado en PROSAS | Etiquetado | Deja un comentario

CLAUS Y LUCAS, de Agota Kristof

Para decidir si algo está “bien” o está “mal” tenemos una regla muy sencilla: la redacción debe ser verdadera. Debemos escribir lo que es, lo que vemos, lo que oímos, lo que hacemos. Por ejemplo está prohibido escribir: “la abuela … Seguir leyendo

Publicado en PROSAS | Deja un comentario

SUEÑOS DE TRENES, de Denis Johnson

«Grainier vivió más de ochenta años, hasta bien entrada la década de 1960. Durante su vida viajó en dirección oeste hasta quedarse a siete kilómetros del Pacífico, aunque jamás llegó a ver el océano, y en dirección este hasta la … Seguir leyendo

Publicado en PROSAS | Deja un comentario

GUERRACIVILANDIA EN RUINAS, de George Saunders

-¿Me odias? –pregunta Freeda. -No –le digo–. De verdad que me lo pasé bien la noche que salimos juntos. -Dios, yo no –dice ella–. Todo el mundo nos miraba sin parar. Me provocaba malestar el que pensaran que estaba contigo … Seguir leyendo

Publicado en PROSAS | Deja un comentario

ACARICIAR MONTREAL

Abro los ojos y la intensidad de la luz que entra por la ventana no deja lugar a dudas: mierda, he vuelto a quedarme dormido. Quería aprovechar la mañana. Buscar ofertas de trabajo en Internet, incluso salir a patear la … Seguir leyendo

Publicado en PROSAS | Deja un comentario

C.C.

Y de pronto en el c.c. se me hizo urgente y moralmente obligatorio dar con el responsable del hilo musical y matarlo o al menos darle una buena paliza y sí o sí arrancarle las orejas a modo de castigo … Seguir leyendo

Publicado en PROSAS | Deja un comentario

PAJARITOS FRITOS

Y no sé por qué de repente me acuerdo de aquel bar de mala muerte en el centro. Estuve allí en dos ocasiones, ambas con mi padre. La primera un domingo por la mañana, cuando tenía nueve años. ¿Te apetece … Seguir leyendo

Publicado en PROSAS | Deja un comentario