A hombros de gigantes

Así que el lema es ese:

A hombros de gigantes.

Vale.

Pero que sea a hombros de gigantes

Escuálidos,

Con la espalda encorvada y

La cara hecha un mapa.

Los gigantes que te llevan a ras de suelo

Sin miedo de mezclarse con la gente.

Los que saben captar El Gran Destello

En el revés de las miserias

Del humano medio.

Los que se arremangan y encuentran

El diamante

Oculto en la inmundicia del vertedero.

Los que quieren enseñarte a dar con

Él.

Los que comprenderán que los mandes a la mierda.

Los que en el rutilante carnaval de los días

No abandonan su tinta negra.

Esa lúcida oscuridad con la que te muestran

El gas pestilente que preña

Las tripas huecas de los fluorescentes.

Esos son los míos:

Los gigantes cojos.

Los gigantes rotos.

Los que resisten contra pronóstico.

Los gigantes que doblan el espinazo

Y te miran y te odian y te quieren

Y te miran a los ojos.

Los que saben que nunca te parecerás

A quien deseas ser.

Charles Bukowski.

John Fante.

J.D. Salinger.

Raymond Carver.

Cormac McCarthy.

En fin,

Un puñado de yanquis

Y un francés:

Michel Houellebecq.

Los que te ayudarán a atravesar la noche.

Hasta que apagues la luz.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a A hombros de gigantes

  1. Nojaman dijo:

    Usted si que es un gigante, rediosss!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s